Annandale: una comunidad en riesgo

Advertisement

No se puede evitar que el cambio venga a AHS.  Nuestro edificio está demasiado aglomerado que la junta escolar no puede permitir que esto continúe más.  Los pasillos tienen demasiados estudiantes, las colas en la cafetería son demasiados largas y aunque han abierto 14 aulas más en el edificio modular detrás de la escuela, nuestras instalaciones continúan a estar demasiadas aglomeradas.  No podemos evitar el cambio, pero sí  podemos hacer que estos cambios nos beneficien.  Esto significa que nuestra comunidad tiene que involucrarse ahora mismo.

En este momento la situación es muy grave.  Si la junta escolar decide implementar las soluciones que cambian los límites geográficos de AHS, perderemos parte de nuestra comunidad.  Si algunos estudiantes tienen que cambiar escuelas, perderán las oportunidades únicas que tendrían en AHS.  Y las posibilidades son aún peores para los que se quedarán.

Para los que viven cerca de la escuela, los cambios discutidos pintan un futuro muy diferente.  Si los estudiantes de ciertos vecindarios cambian escuelas, la mayoría de las actividades en AHS sufrirán enormemente.  La presidenta de la Asociación de Padres, Profesores y Estudiantes de AHS, Emily Slough, ha colectado datos de cada equipo, club y organización para averiguar dónde viven sus miembros.  Los resultados de su investigación son asombrosos.  AHS perdería 47% de las chicas del equipo de lacrosse, 42% de las chicas del equipo del hockey del campo, 43% de los estudiantes que trabajan con el periódico estudiantil, The A-Blast y numerosos otros grupos estarán afectados negativamente.  Mientras algunos dirían que esto abrirá oportunidades para que otros estudiantes participen en estas actividades, muchos como los equipos de los estudiantes del noveno grado, tal vez no puedan reclutar suficientes jugadores para formar estos equipos y la calidad de nuestros programas deportivos puede empeorar.

Mientras los participantes en nuestros programas vienen de todas las comunidades entre los límites geográficos de Annandale, la verdad es que la mayoría de los padres que están involucrados en lo que pasa en AHS viven en los vecindarios que la junta escolar piensa mandar a otras escuelas.  Sin este apoyo, puede ser que sea más difícil para muchos programas en AHS financiarse y mantener la tradición de excelencia que define todo lo que hacemos en AHS.

A partir de este momento, la junta escolar no ha tomado ninguna decisión final.  Por eso, todavía hay tiempo para expresar su opinión.

No importa si Ud. vive a las periferias de los límites geográficos de AHS o a una cuadra de la escuela, Ud. va a ser afectado por estos cambios.  No sólo son estos cambios capaces de alterar fundamentalmente el carácter de nuestra escuela, sino que los estudiantes que tienen que cambiar escuelas perderán la oportunidad para aprender todas las cosas únicas que AHS tiene que ofrecer.
Lo que muchos padres, especialmente los que tienen niños pequeños quienes no han tenido la oportunidad de aprovechar personalmente la experiencia de estudiar en AHS, tal vez no entiendan como ha cambiado AHS de cómo era hace una década.  El director John Ponton y su equipo administrativo han trabajado muy duro para mantener la seguridad de sus estudiantes y han logrado mucho éxito.  Durante mis cuatro años como estudiante de AHS, nunca me he sentido incómoda ni insegura.  Los rumores vagos que Ud. tal vez oiga de pandillas y violencia en AHS no tienen nada que ver con la realidad de cómo es AHS.

Mientras muchos tienen vergüenza de admitirlo, algunos temen nuestra diversidad.  Asistir a AHS ha sido una experiencia que ha abierto mis ojos.  Como me críe en Annandale, he tenido la oportunidad de conocer a personas de cada parte del mundo y cada uno tiene una perspectiva diferente para compartir.  Los estudiantes de AHS quizás no siempre se lleven bien, pero hemos aprendido una de las lecciones valorosas en esta vida – y así no nos juzgamos por nuestros acentos, por el dinero que tienen nuestras familias ni por el color de nuestra piel sino que nos vemos como los seres humanos que somos.

No se puede experimentar la misma mezcla de culturas, lenguas ni excelencia académica en cualquier otro sitio.  Mientras es posible que otras escuelas cercanas se vean mejores sobre el papel, asistir a AHS me ha preparado para la vida después de mi graduación, para un mundo que es más y más diverso e interconectado.

No importa si sea rico o pobre, africano-americano, caucásico, hispano o asiático, los cambios discutidos se aplican a usted.  Usted necesita involucrarse; no importa cuáles cambios usted piense que deben ser implementados o si usted simplemente quiere quedarse dentro de los límites geográficos de AHS.  Lo más importante para nosotros es asegurar que la junta escolar estudie todas las opciones en una manera justa y detallada para que pueda encontrar una solución que mantendrá el carácter único de esta escuela y al mismo tiempo que escuchará las opiniones de todos en nuestra comunidad.

–traducido por Maureen Hunt