Inmigrantes regresan a sus países nativos

Brenda Huamani, Staff Writer

En 1990, El Salvador fue el primer país en recibir TPS (Estatus de Protección Temporal) por el Congreso como programa humanitario. Permitió que las personas de países en estado desestabilizado por catástrofes y guerras vinieran legalmente a los Estados Unidos.

También les dio la posibilidad de renovar un permiso de trabajo cada 18 meses, permitiéndoles obtener trabajos legales y cumplir con sus necesidades, no sólo las de ellos pero las de sus familias. Además de eso, les dio la oportunidad de viajar de ida y vuelta a sus países en casos de emergencias sin sanciones.

Después de 28 años, se está revocando el TPS en varios países debido a la suposición de que estos paísesahora son suficientementeestables y seguros para que puedan regresar. Muchas de las personas con TPS han creado familias y amistades y junto con eso, se han adaptado a la sociedad de los Estados Unidos.

Para muchos, les permitió estudiar y trabajar al mismo tiempo, lo que les permitió desarrollarlo en una carrera. Según USA TODAY, además de El Salvador, el TPS también se está revocando para los países de Honduras, Nicaragua, Sudán, Nepal y Haití, con un total de más de 300,000 personas en todo el país.

Dado que miles de ellos pudieron trabajar legalmente, varios abrieron pequeñas empresas que tendrían que cerrar en todas partes del país debido a la retirada del TPS. Estas mismas personas mezclan en nuestra sociedad porque han vivido aquí más de la mitad de sus vidas y se han adaptado a la vida diaria.

Con las numerosas familias creadas y los niños traídos a edades tan jóvenes, tendrán que irse involuntariamente de un lugar que consideren su hogar.

Según AFSC, a lo largo de una década, la pérdida de trabajadores le costaría a los Estados Unidos más de 45 mil millones de dólares en la pérdida del PIB, además de otras contribuciones a varios programas.

A partir de ahora, el TPS está programado para ser retirado, pero se han presentado varios proyectos de ley en el Congreso que podrían detener y proteger a los recipientes del TPS.